Buscar
  • Ale Leguizamón

Mi "oportuncrisis"


Este es un Post personal, lo comparto con ustedes porque creo que a muchas les pasó, les está pasando o les pasará y qué mejor que saber que nos pasa a todas para sentirnos un poquito mejor. ¿De qué estoy hablando? de las crisis, esos momentos en que la vida nos sopapea...y cómo sacarle provecho.

Les voy a contar un poco de mi historia emprendedora, cómo empezó y por qué. Empecemos por el principio, una de las primeras CRISIS, fué mi primer embarazo sumado a un despido laboral. En ese entonces tenía 22 años, un bebé en camino (muy poco planeado) y sin trabajo. OK, Sin dudas un momento complicado, de mucho miedo e incertidumbre. El embarazo no me permitía volver a un trabajo en relación de dependencia, y la verdad que tampoco era lo que yo quería. En ese momento fue cuando tuve la necesidad de hacer algo por mi cuenta, gracias a esas circunstancias decidí probar por el camino emprendedor. En el 2010 nació mi hijo y en el 2011 nació formalmente "Qué Monono", un emprendimiento que me mantuvo durante todos estos años... pasaron muchas cosas en esos años, momentos de "éxito" y momento de remar en dulce de leche, pero lo importante es que de cada momento incómodo pude pulirme, reinventarme y afrontar nuevos desafíos. La última "crisis" que tuve fue en mi segundo embarazo, digamos que ser madre (recién parida) y emprendedora tampoco es lo mejor que te puede pasar. No existen las licencias, no podés cortar con toda la responsabilidad que tenés, todo depende de vos! Fue bastante complejo transitar ese momento, fue incómodo, porque no hay reglas claras, cuantos meses tomarme, cobrar o no esos meses... ya que no sólo se trataba de mi sino que que era una sociedad donde también mi ausencia incomodaba a la otra persona y repercutía en el negocio y en la relación.

Yo pensaba, ¿vale la pena después de tantos años de esfuerzo no poder disfrutar mi licencia con mi bebe? ¿Tener que estar extremadamente preocupada por el trabajo? ¿Era esto lo que me había imaginado cuando decidí emprender? No, no era eso, y ya mi querido "Qué Monono" estaba muy lejos de ser algo que me hiciera feliz...no era más compatible con lo que hoy en día necesitaba. Mi segundo hijo nació en el año 2015, 2016 fue un año difícil, frustrante, preguntas cómo: ¿Y qué hago ahora? ¿si ya no es Qué Monono, que hago? ¿Que hago con todo este esfuerzo de los últimos años? ¿Los tiro a la basura y vuelvo a buscar un trabaja? La decisión del cambio ya estaba pero ahora solo faltaba ver qué hacer y realmente sentía que volver a un trabajar en relación de dependencia era un gran fracaso para mi... Enero del 2017, ya con la cabeza fresca, la decisión tomada sobre qué camino seguir, cierro la etapa anterior y apuesto con todo a el nuevo proyecto "Mamá emprende". Hoy después de 9 meses, con un crecimiento que ni yo lo puedo creer doy las gracias a mi segundo hijo por aparecer y hacerme replantear mi vida, y avanzar hacia algo mejor, algo que me hace feliz.

Quería compartir esto con ustedes, seguramente a muchas les este pasando, y qué mejor que escuchar que hay luz después del túnel, sólo hay que transitarlo y capitalizar todo lo que aprendimos! La vida y el camino emprendedor está lleno de crisis y lo mejor que hay que hacer con esas crisis es transformarlas en "oportuncrisis" Un sabio al que admiro mucho lo menciona en un capitulo (Homero Simpson).

Cosas que aprendí en estos años:

Sacarse la careta de "SOY UNA EMPRENDEDORA EXITOSA" Si algo pude aprender estos 8 años de ser independiente, es que un día te va bien, otro mal, otro pésimo... Cuándo sentís que llegaste, que tocaste el éxito con las manos, otro día tocaste fondo... Todo lo que sube baja, y si te subís al poni "del éxito" es muy difícil recuperarte cuando te bajan de un hondazo... porque la frustración es mucho mayor y el golpe duele más! (Con subirse al poni me refiero a pensar que te las sabes todas!) Todas esas veces que me fue mal aprendí a no creerme más que nadie y sobre todo a ser humilde.

Estar siempre en movimiento es clave, no dormirme en los laureles.

A ser agradecida con los que me ayudaron y ayudar a otros cuando necesiten una mano, porque nunca se sabe cuando vas a tener que empezar de cero, y lo que más agradezco, es haber sembrado buenas relaciones y amistades que me ayudaron cuando tuve que volver a foja cero con mi marca.

Otra cosa que aprendí es perder el miedo a ser auténtica, con mis defectos y virtudes. Mis talleres son descontracturados, como yo! Las chicas valoran eso, se sienten que hablan con un par y no con alguien que les dé una lección de vida arriba del poni.

Otra cosa que aprendí es a seguir nadando, o como dice Dory, "Just keep swimming" Porque cuando perdés de vista el horizonte, la única que te queda es seguir nadando, siempre vas a llegar a un lugar mejor del que estas, siempre.

Y por último, lo que aprendí es que la confianza en mí misma es lo más importante. Y cuando la confianza se va tratar de recuperarla a toda costa. Eso me mantuvo siempre en pié.

Simplemente les quería compartir que todos tenemos momentos malos, pésimos y que lo único que podemos hacer en esas ocasiones es aprender, pulirnos y avanzar hacia eso que te hace feliz.

Espero les sirva, las ayude a continuar remándola en sus proyectos!

Las espero a todas en el próximo taller ABC y Coaching donde hablamos más en profundidad sobre todos estos temas!

Gracias por leer!

Ale

#Emprender #emprendedora #mamaemprende #crisisemprendedora

533 vistas
  • White Instagram Icon
  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon

Alejandra Leguizamón

www.mamaemprende.com.ar 

info@mamaemprende.com.ar

Buenos Aires, Argentina

¿Dudas? Hacenos tu consulta:
  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2020  Mamá Emprende